jueves, agosto 09, 2007

Nieve

Ha sido el tema recurrente en blogs y fotologs y portales y noticias y matinales y todo el "cuantuhay": la nieve sobre Santiago. Anoche la veía caer desde mi ventana y todo, pero no la sentía cercana, no tanto como el año pasado, cuando fui a El Arrayán por pega, donde aluciné.
Hoy caminé por las calles con sus veredas mojadas y entornos blancos, agarré un puñado de nieve y lo apreté bien fuerte y luego me pasé la mano con el guante mojado por la cara y miré alrededor: árboles blancos, techos blancos, autos blancos.
Me gusta la nieve. Y sueño con estar en la Plaza Roja de Moscú con copos de nieve cayendo sobre mí.
Hoy fue una mañana de ensueño.

6 comentarios:

  1. a mi guia Nathalie, debe ser bonito ver caer nieve cuando al dia siguiente no.

    ResponderEliminar
  2. Lo dije en mi blog y lo digo acá: nunca me había sentido tan en casa en Santiago como el miércoles. Fue super extraña la sensación, pero ver nevar en mi casa fue genial, demasiado tranquilizante. No sé, quizás es mi subconsciente (o inconsciente?? nunca le achunto) q recuerda mis 3 primeros años de vida en coyhaique. ¿debe ser no?

    ResponderEliminar
  3. Si :)
    Muy buena nevada, paisaje hermoso.
    Yo sali a jugar como niña, hasta hicimos un mono de nieve jajaja
    Bonita experiencia.
    Que tengas un lindo finde

    ResponderEliminar
  4. Yo era la única de mi casa en la calle cuando nevó. Sentí el frío en la cara, es verdad, era relajante.
    Algo fuera de lo común en estos días tan lateros.
    ¿Han visto mi paradero?

    ResponderEliminar
  5. Me pilló la nieve en una Pizzería.
    Curioso.........pero más que emocionarme, me recordó mis años en Coyhaique y Pto Aysén. Y sí, igual me emocionó.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Cuando nevaba, yo estaba caminando a la peluquería para retocar la raíz, porque ya era mucho... y cuando llegué, mi chaquetón en vez de ser gris, estaba completamente blanco y mis mejillas y manos ya nos las sentía. Y claro... a pesar que sabía que estaba nevando... no atiné a verlo... Y al día siguiente... al salir del depto caminé hasta Escuela Militar y aunque vi todo forrado en blanco... tampoco atiné a apreciar el paisaje o sacar fotos... esos días andaba pensando en la inmortalidad del cangrejo. En fin... esa fue mi anécdota con la nieve... me fascina, pero nunca la aprecié del todo. Besillos Vale. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)