miércoles, agosto 22, 2007

Juro que no soy así

¿Qué pasa cuando juntamos a una mujer con: liquidaciones de invierno, debilidad por los zapatos, tarjeta de crédito con su cupo completo disponible, un suculento bono laboral ad portas, a dieta por tres semanas, frenada en la pega porque su jefe aún no le afina la pauta del próximo mes, una obsesión a secas y otra que se disfraza de necesidad? Bueno, ahí aparezco yo. Resulta que desde que me robaron mi cartera y mi billetera y mi chequera, éstas se cerraron como una ostra que resguarda una valiosa perla y no se abrían sino para reemplazar lo que se perdió. Pero a un mes de dicha tragedia, ya era hora de terminar el luto.

Todo empezó el fin de semana pasado, cuando estuve en el computador más tiempo del recomendable, y se me metió entre ceja y ceja un reproductor Mp3 Walkman de Sony de 1 GB que vi en Falabella Internet (si compra, no olvide el código: 346296-11). Lo iba a comprar, pero mi computador me jugó una mala pasada y no pude... Hasta el lunes, cuando fui personalmente a la tienda y... he aquí la obsesión a secas. Ése fue sólo el comienzo de una fiebre fulminante (casi como el brote de rubéola que anda rondando las cárceles y el poder judicial).

Ayer, aburrida en la pega (juro que no es por culpa mía), me puse a vitrinerar laptops en Dell y fue amor a primera vista: pantalla de 14', procesador power, 1 GB de RAM, ¡120 GB de disco duro! y la posibilidad de que fuera de color rojo. Revisé mi estado de cuenta, el cupo de mi tarjeta de crédito y tras unos cuantos clicks apareció la obsesión disfrazada de necesidad. Ahora estoy esperando que un vendedor Dell se comunique conmigo y a ver cuánto tengo que esperar para tener mi computador en mis brazos.

Y, para rematar la tarde, tuve que ir al Apumanque a comprar un par de regalos para unas compañeritas de trabajo que estuvieron de cumpleaños. Y ahí las vi: de cuero, altas, negras, de mi número y en oferta. No pude negarme, incluso tuve que frenar el instinto de llevarme otras botas de otro estilo porque las que tengo están muriendo. Para qué les voy a comentar que hace dos semanas renové mis botas café, ¿cierto? Porque se darían cuenta de mi debilidad por los zapatos (y ahora que viene la primavera...).

Bueno, por algo he trabajado y he ahorrado algunas lucas... para darme algunos gustos y tener para el futuro... No crean que quedé en la bancarrota, pero no es común en mí hacer compras tan seguidas... ¡Es que está todo en liquidación y yo a dieta! Por lo menos, antes me comía un chocolate y se me pasaba... jijiji, y el bono realmente se viene bueno.
------
Ahora el descargo: ¡ESTOY CHATA CON EL TRÁMITE DE LA IGLESIA PARA EL MATRIMONIO! ¿Por qué tanta burocracia? ¡Si sólo quiero una ceremonia cortita, linda, con el sacerdote amigo, un buen espacio para mis invitados, cerca del lugar de la fiesta y a una hora prudente! ¿Es mucho pedir?

8 comentarios:

  1. jajaja bueno tu shoping day.
    Toda la razon para algo una trabaja todos los dias, algun gusto hay que darse... no?
    Yo tb tengo un dell, y lo compre igual que t, un dia me obsecione y ya esta jajaja.
    Se demoran como 2 a 3 semanas en entregarlo.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Sí tienes la plata y sabes manejarte, bien por ti. Yo estoy en plan de ahorro para la vivienda y juntando plata para mi futuro.
    Suerte y dele no más...

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Qué rico poder gastar de repente en uno!! Cuesta ene, sobre todo cuando se está juntando plata, para poder hacer con con el futuro de uno. En fin, qué rico lo estés pasando bien y ánimo con la Iglesia... porque es un cacho, en el sentido de los trámites... no de la institución (para no herir sentimientos), así que todo con calma y con harto ánimo. Suerte Vale, cuidate mucho. Bye.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, me rei mucho...
    A mi tb me pasó. Hace dos meses no aguanté más mirar el computador que quería y ¡zas! me lo compré. Claro que con dolor de guata porque esto de ser independiente y no tener taaantas seguridades me generaba un mínimo de conflicto. Pero qué tanto. Estoy escribiendo en él y me encanta.

    ¿Bonitas las botas? ¿Y el shopping de chalas para el verano cuando empieza?

    ResponderEliminar
  5. ¿Las botas? Sí, lindas y calentitas.
    ¿Chalas para el verano? Aún no, se viene la época septiembre-diciembre donde hay que usar zapatos de media estación, bajos y sin mostrar los dedos... En mi otra pega por lo menos podía usar las salvadoras zapatillas de lona, pero ahora "no way".

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja
    Somos todas iguales.
    Al menos compraste cositas lindas y que te vienen como anillo al dedo. Un gustito nunca viene de más.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Alguien me puede decir por qué las mujeres tienen esa extraña obsesión por los zapatos!!!
    Me lo pregunto una y otra vez. Siento que me perdí de algo.

    Suerte señora!

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, este post es muy gracioso.

    Quiero egresar pronto, quiero ser independiente, quiero tener un sueldo!!. Igual ahora recibo un sueldito por mis cargos docentes, pero no es lo mismo. Es decir, si me dieran un sueldo ético no me vendría nada de mal :P

    Christian

    PD: uff, qué es tarde!!, mejor me voy a dormir.

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)