jueves, septiembre 06, 2007

Y ahora me odian

Hace un poco más de un mes empecé la dieta y mañana voy al primer control con el doctor. Sé que algo he bajado, puesto que los pantalones me quedan más sueltos y varias personas me han comentado: "¡Oh, qué flaca estás!", aunque no me he pesado porque la pesa de mi baño siempre marca lo mismo cuando me subo.
Ha sido una experiencia esto de estar a dieta. Más que sólo comer verduras, ha sido un gran cambio en mí dejar totalmente el azúcar (aunque me he dado algunos gustos) y las grasas. Ahora tomo menos café porque no lo aguanto con sacarina y ya me estoy acostumbrando a la leche descremada con Nutrasweet. Muero por comerme un plato de cualquier guiso o pastas más que por una pizza o una papa frita. He demostrado que tengo fuerza de voluntad, pese a que fui vencida en varias oportunidades.
Hoy me pasó algo divertido al respecto. Estaba yo en mi oficina con unos pantalones que me compré el año pasado y que hace dos meses no usaba porque me cruzaban apenas. Como está haciendo menos frío (gracias a Dios), ya son menos las capas de ropa que estoy usando, lo cual también influye en verme más delgada (cuando es invierno-invierno son fácil cinco las capas de ropa que uso entre camiseta, beatle, chaleco, abrigo, etc.). Fue a visitarnos una ex compañera que no veía desde que empecé la dieta y dice: "La Vale es la mitad de lo que era cuando me fui". Exagerada total, pero esto generó que otra compañera (con la que empecé a hacer la dieta -por eso cité a Durkheim y su hecho social-, que a todo esto es una súper buena persona) se sintiera mal porque según ella yo "he bajado más y llevo menos tiempo haciendo dieta".
Me dio entre risa y pena, porque yo no estaba gorda ni con sobrepeso, sólo tenía un poco más de grasa en algunas partes donde no suelo tener, y si empecé la dieta fue precisamente porque entre tantas minas me sentía extraña porque todas se comentaban lo flaca que eran y a mí nadie me decía nada (comentario hueco del post). Y ahora que hice la dieta y bajé lo que tenía que bajar, se pican porque estoy más flaca (¿!). Pero de verdad me da lo mismo, sólo me da risa lo fuerte que fue la "presión del medio" en mí para decidirme a empezar esta dieta, y lo poco importante que eso es ahora.
Yo me siento bien como estoy, espero que el doctor me permita ser menos exigente en lo que a comida se refiere (seguir sin azúcar ni grasas, pero dejar un poco de lado tanta verdura) y este 18 comer todo lo que se me ocurra, aunque con lo caro que está todo, con suerte saborearé el cachito de una empanada.

5 comentarios:

  1. Ay Vale... me deprimió tu post, jaja. En esta época del año hablar de dietas y de calorías no es un tema muy querido entre las mujeres.
    Pero te felicito por tu fuerza de volunyad (yo no la tengo y eso lo notan mis pantalones y poleras de verano, jaja).

    Besitos,
    Sole.

    ResponderEliminar
  2. jajaja yo también te felicito... aunque creo que la idea no es dear de comer cosas, sino que simplemente moderarse... lo que sucede es que cuando uno come rico no quiere parar de comer...jajaja.

    saluditos.

    ResponderEliminar
  3. ufff las dietas. Yo hice una hiperproteica en marzo, bajé 5 kilos en 30 días y después subí dos y ahi m quedé, a pesar de comer como chancha ahora me dicen que estoy más flaca...y sí, es la época que nos hace usar menos ropa.

    Pero te felicito por la fuerza de voluntad....que dificil es hace dieta.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razon yo te siento mucho mas delgada por tu forma de escribir, jaja, animate a tomar el cafe sin azucar y busca resetas raras para las verduras y veras que hasta te terminaran gustando.

    ResponderEliminar
  5. Fueron cinco kilos en 38 días... no anda mal ah?

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)