martes, octubre 16, 2007

Una historia (a propósito de lo anterior)

"Dios sabe por qué hace las cosas".

Quiero compartir con ustedes la historia de Eloísa.
Eloísa es una mujer joven, profesional e independiente. Única mujer en su familia -sólo tiene hermanos hombres- creció en un ambiente de total confianza y libertad (todos sabemos lo bien que hace esa mezcla cuando se usa de manera correcta). Hace poco dejó la casa de sus papás para vivir en su propio departamento antes de los 30. Eloísa es una mujer que sabe disfrutar la vida, pero nunca ha conocido el verdadero amor. Creo que ése es el único "pero" en su vida, aunque debe tener varios, como todo el mundo, incluso yo misma (aunque no estoy escribiendo de mí).
Está llena de historias o sabe contarlas muy bien, o quizás ambas. Perfectamente podría ser protagonista de una serie como Sex & the City, pero menos frívola. Porque para Eloísa gastar más de 50 mil pesos en un par de zapatos es un crimen; usar pieles, un pecado; y comer ensaladas todos los días para mantener la línea, simplemente una tontera. Pero su relación con el sexo opuesto es todo lo contrario: no va más allá de un par de encuentros furtivos o no duran más de un fin de semana. "Yo sólo he pololeado una vez", me confesó antes de ir a un recital, sin pena, sin culpas, sin resentimientos... aunque sí con un poco de nostalgia. "No me ha tocado", me acuerdo que dijo para cerrar el tema. Porque nunca ha conocido el verdadero amor.
Hace unas semanas, Eloísa empezó a sentirse extraña. Y a comportarse extraña. Un par de síntomas dieron la alerta de que algo no andaba bien en su cuerpo, aunque ella lo negaba. Entre sus amigas nos dábamos cuenta de su cambio, pero nadie se atrevía a plantear esa posibilidad. Escondida detrás de una pantalla fue la primera vez que se lo pregunté y me dijo que en un par de días sabría la respuesta. Algo en mí ya la conocía.
Y ese día es hoy. Y sí, Eloísa, la que nunca ha conocido el verdadero amor, finalmente lo tiene en su interior. Porque Eloísa, mi amiga Eloísa, a la que conozco hace menos de un año -pero pareciera que la quiero de toda la vida-, está esperando un hijo, que quizás no es fruto del amor, pero sí la hará sentir lo que nunca antes ha sentido por nadie. Quizás este hijo no fue concebido de la manera "correcta" y a lo mejor podría haber sido de otra forma, pero Dios sabe por qué hace las cosas. Y un hijo siempre es una bendición.
Felicitaciones, querida Eloísa. Y lo bueno es que no estás sola. Y lo mejor es que lo sabes.

7 comentarios:

  1. fuerte la historia!
    pero un hijo al final siempre será una bendición
    espero que eloisa sea muy feliz
    que su bebe nazca bien, sin ningún problema

    harta fuerza!

    saludines
    aius ;)

    ResponderEliminar
  2. Que fuerte lo de Eloisa...pero lo importante es que ella esté contenta con este bebé que inesperadamente llegará a su vida. Si va a llenar un espacio que estaba vacío y le dará alegría y además recibirá apoyo de todos los que la quieren será una bendición para ella. Al final, si uno puede verle el lado positivo a las cosas uno podrá alegrarse...lamentablemente no todos somos capaces de verle el lado positivo a todo.

    Pero mucho ánimo para ella y ojalá salga todo bien.

    Saludos!

    Fa

    ResponderEliminar
  3. Toda la razon... por algo pasan las cosas.
    Dale mis felicitaciones a tu amiga Eloisa.
    Que suerte que te tiene a ti para apoyarla tb...
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Ya me pasó hace tiempo con una de mis amigas. Ahora esa bendición va a cumplir 5 años.

    Me gustó este post, pero más me encantó el anterior. Qué pena no haberlo leído antes.

    Besos,
    Sole.

    ResponderEliminar
  5. Oh! me sorprendió el relato. caramba... Enyre que estoy feliz y obviamente un oco preocupado por todo lo que implicará un hijo de cuyo padre Eloísa no está enamorada. pero sí. El amor por ese hijo será increíble. eso está claro.
    Habrá que hacer el camino al revés hasta encontrar el amor de pareja, no?
    Besos, y te seguiré leyendo ;)

    ResponderEliminar
  6. Oh! me sorprendió el relato. caramba... Enyre que estoy feliz y obviamente un oco preocupado por todo lo que implicará un hijo de cuyo padre Eloísa no está enamorada. pero sí. El amor por ese hijo será increíble. eso está claro.
    Habrá que hacer el camino al revés hasta encontrar el amor de pareja, no?
    Besos, y te seguiré leyendo ;)

    ResponderEliminar
  7. Ay Vale que historia.... fuertísima,pero te juro que me alivié tanto cuando leí que estaba embarazada...yo pensé que tenía alguna enfermedad horrible o que había muerto (media trágica yo), pero te juro que la encontré bellísima.

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)