sábado, diciembre 09, 2006

Vueltas de la vida

Hace un poco más de una semana, escribí: "No quiero ser siempre la que se queda, la que espera, la que se alegra de triunfos ajenos, de alegrías ajenas. (...) No me basta con sentir que en mi trabajo me valoran, cumplir con el cierre, dar buenos temas... Sé lo que valgo, pero no he hecho nada que lo demuestre"... y la tortilla se dio vuelta:
En diez minutos llega el transfer que me lleva al aeropuerto. Me voy a Punta del Este, por trabajo. Salió esta invitación y decidieron que fuera yo. Un reconocimiento.
Mi estrella en el cielo sigue sorprendiéndome y demostrándome que no todo está perdido, que la moneda tiene dos caras y es sólo cosa de esperar. Y agradecer.
A la vuelta les cuento cómo me fue.

6 comentarios:

  1. Mire concuerdo con usted
    muy entretenido su blog
    y disfrute Punta del Este!!!

    prometo postearle siempre.

    ResponderEliminar
  2. Mucha suerte amiga. Recuerda los cigarrillos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que todo salga bien por esos lares y que vuelvas con muchas cosas entretenidas que contar (dijo el copuchento).


    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Qué buena Vale!!!
    Te felicito mucho!
    Cariños,
    Soledad.

    ResponderEliminar
  5. Huachis...mi novio es Uruguayo, en febrero nos vamos a Punta de vacaciones! pasalo chancho y después me cuentas como es...felicidades

    ResponderEliminar
  6. Pues que bien. Y es cierto. A veces las cosas se arreglan, quiza solas, o con un poquito de ayuda, pero para que amargarse la vida simplemente protestando?
    Espero que la hayas pasado delicioso.
    *hugs*

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)