viernes, noviembre 10, 2006

Una noche en ER

Miércoles, 12 hrs: Un fulminante dolor de estómago me hace sudar frío mientras escucho a Francisco Martorell despotricar contra el sistema neoliberal y el oligopolio de medios de comunicación en Chile. "Malditos nescafé cortados (2) que me tomé al hilo", refunfuño.
14 hrs: Sólo un agüita de manzanilla puedo consumir a la hora de almuerzo. Reparto bebida, pan, plato de fondo. Siento desde el esófago hasta el intestino palpitando dentro de mi abdomen. "Con el tecito se pasará", anhelo.
18 hrs: El dolor no se pasa, hace frío. Todos en polera, yo con chaqueta. Otra agüita, ahora de "Ocho hierbas". Tres páginas por cerrar. Dos notas por reportear. "Vamos que se puede", suena en mis oídos como un martillazo.
22 hrs: Y se pudo. Un llamado que no esperaba me alegra. Salgo apenas, sigue el dolor, ahora más abajo. Siento una pierna extraña, me asusto. "Mejor voy al hospital", decido.
23 hrs: Una hora y media por esperar. Una señora está acostada con una frazada en la sala de espera. Un hombre pregunta cuánto falta, que su esposa no da más del dolor. Llega un futbolista en silla de ruedas, sale enyesado, entra un niño con deshidratación. Mientras, duele y duele el estómago. Duele y el bolsillo, duele.
00.15 horas: Me llaman. Tengo que ponerme una bata y acostarme en la camilla. Entra el residente, me pregunta cosas y me toca la guata. Sale y llama al doctor de turno. Mientras le cuenta una anécdota a su alumno, el galeno me toca el abdomen. Luego, hace una analogía con el espectro político del país: "A ver, si tu ombligo es el centro, ¿te duele en la derecha o en la izquierda?". "La izquierda, doctor". "Claro, si la derecha nunca molesta, pero cuando lo hace hay que preocuparse". "A ver, ¿te duele la DC (al centro-izquierda), el PPD (zona del apéndice) o el PS (más a la izquerda)?". "Por el PPD, doctor". "Mmmmh.... cómo molesta el PPD, yo creo que tienen que eliminarlo". Y así... buenas analogías, pienso.
01.30 hrs: Con mi PPD intacto, aunque en vilo (así como en la política nacional), estoy con mi brazo izquierdo extendido y con una vanda conectada a un analgésico. Duele. Dolió el pinchazo, pero el estómago está más tranquilo. Me quiero ir, sáquenme esta cuestión. Los ojos se me cierran, tengo sueño. Me siento mejor. Me voy. Y al día siguiente, de vuelta al trabajo. "No me dieron licencia", explico.

[Versión libre de mi ida al hospital de la Católica por un fulminante dolor de estómago. No os preocupéis: sólo era tensional... ¿sólo?]

4 comentarios:

  1. Amigaaaaaa. NOOOOO. No sufra. Guen doctor te toco...Un doctor para una periodista.
    Amiga relájese ya sabe ya... Nada de alcohol y bailar apretado. Nos juntaremos a tomar té.

    ResponderEliminar
  2. Buen post! Espero que ya estes bien! Yo me hubiera preocupado por el apendice. (Perdona, no te entendi tus analogias politicas). No entendi lo de darte licencia. Y a Bernita... por que no bailar apretado!? :(

    ResponderEliminar
  3. Vale, bueno como este post lo escribiste hace días ya, supongo estás bien y espero ya no estés con tanta tensión. Besitos y cuidate.

    ResponderEliminar
  4. valor....

    dolor de guatita es lo peor.

    Yo vivo con eso...soy una mujer sufriente de colon irritable....que mal!

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)