lunes, diciembre 08, 2008

Los últimos cartuchos

Uf, hace mucho que no escribo y mucho ha pasado. Como siempre, la vida pasa y pasa y a veces se nos olvida darnos una pausa para recordar, para aprender, para retener. Y esto yo lo logro escribiendo. En estas semanas estuve a full con el Diplomado, aprendiendo a trabajar en equipo, pasando algunos malos ratos, pero aprendiendo al fin y al cabo. Finalmente, terminamos el Diplomado y, si Dios quiere (porque falta una nota), el 7 de enero seré "diplomada en Comunicaciones Corporativas", posom!
Agustín creciendo y convirtiéndose en un niñito hermoso, al que sigo queriendo con todo el corazón. Me dan ganas de besarlo, de tomarlo, de mirarlo, de estar siempre con él (aunque mi hermana diga que con un día completo con él, se me pasaría de inmediato el amor con sus mañoserías). Vino a mi casa para el cumple del Cri y la chochera se traspasó por todos lados. Es que es un niño delicioso, a sus casi dos meses sonríe, mira el mundo y provoca tanto amor en la familia... ¡Tener sobrinos es lo mejor!
Hace unos días, también, volvió mi prima, mi segunda hermana, el tercer vértice del triángulo que somos mi hermana, ella y yo. La extrañaba tanto, y al mismo tiempo, siento que ella no es de acá, que su lugar es el mundo y que su lucha interna es entre eso y la familia, que tan arraigada nos salió. Vernos ahora, de adultas, es tan distinto y a la vez tan parecido a lo de siempre... ¡si nos conocemos de toda una vida! Con los años, me he dado cuenta de lo importante que es la familia, siempre a nuestro lado.
Y la vida en pareja, feliz, celebramos nuestro primer evento familiar-oficial en nuestro departamento y llegó todo el mundo: papás, mamás, tíos, primos, hermanos, sobrino, abuela... nuestro hogar se llenó de gente y de cariño por nosotros. Y nunca dejaré de agradecer la compañía, la preocupación, la ayuda, el amor. Día a día nos afiatamos cada vez más como equipo, y ya vamos para nuestro primer año juntos. Felices, enamorados, creciendo.
Se viene el fin de año, y me siento llena de alegría, de desafíos y de cosas por hacer. Vamos, que aún queda este 2008, lleno de cambios, pero ¿quién dijo que el cambio es malo?

1 comentario:

  1. que bonito. es bacán cuando las cosas se prensetan así. Yo por estos días igual tengo mi pequeó dramita familiar. Ojalá cosas que se vayan solucionando. Pero envidio ese carió que lo llena todo y a todos. Y que reflejaste tan bien en tus líneas.

    Cuidate mucho. Un gusto pasar a leerte ;)

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)