jueves, noviembre 13, 2008

Enseñar a pescar

Aprovechando un error en la guardia de seguridad del Auschwitz de la Web 2.0 en el que trabajo (pedí que me desbloquearan un sitio por motivos laborales y parece que cayeron varios más sin querer) y considerando que este blog ya estaba acumulando telarañas, estoy escribiendo este post. Hoy en la mañana, me encontraba haciendo la cama antes de salir a trabajar con la tele encendida en el canal nacional. Y apareció el “personaje del momento”: el empresario Leonardo Farkas. En la pantalla aparecía el “excéntrico” millonario saliendo del aeropuerto y decenas de “curiosos” ¡ordenados en fila! Luego me doy cuenta por qué: el “candidato 2.0” estaba regalando billetes de 5 y 10 mil pesos, replicando lo que hizo hace unos meses en el centro.
Vuelta al estudio y Tonka que celebra al millonario. Y yo que pienso: “Ya estoy un poco chata de este Farkas”. En un principio daba gusto ver cómo este señor de cabellera rubia rizada sorprendiera en la Teletón entregando una donación mayor a la que daban muchas empresas que incluso tuvieron el apoyo publicitario de la campaña. Y no dejaba de ser extraño que un chileno trajera a grupos como KC & the Sunshine Band o Air Supply a su cumpleaños. Más excéntrico fue saber que tenía el auto más caro de Chile o que sería el primer chileno en viajar al espacio. Pero ya la sorpresa máxima fue ver que había un grupo en Facebook que lo propone como candidato a la presidencia. Y de ser una noticia en LUN pasó a ser tema de conversación en círculos más elevados.
¿Qué sabemos de Leonardo Farkas? Que tiene mucha plata, que es dueño del 51% de la minera Santa Bárbara (explotadora de hierro en la región de Atacama), que está casado con una gringa muy buenamoza, heredera de la cadena hotelera Conrad, que en su juventud fue “hombre orquesta” en EE.UU. y que tiene mucha plata (oh, eso ya lo dije). ¿Está bien que done $200 millones a la Teletón? Claro que sí, incluso que lo haga público, pero de ahí a repartir billetes como si fuera la versión generosa de Tío Rico McPato es otra cosa. Porque la plata no es solución de nada. Incluso puede convertirse en un problema. Y me da la idea de que todos los que dicen “Farkas presidente” sólo esperan un billete de vuelta. Porque ése es su sello. Fácil, ¿no?
Me quedo con el proverbio chino: “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás por el resto de su vida”.

3 comentarios:

  1. La Farkasmania aun no comienza. Lo interesante es entender porque en Chile prende un sujeto como este.
    Sus conductas son las de cualquier excéntrico y son legitimas individualmente. Lo importante es saber que hace que medios de comunicación inflen algo así.

    ResponderEliminar
  2. Mientras leía tu post pensaba exactamente en el concepto que magistralmente refleja el proverbio chino del final.

    Hoy hablábamos con mi marido lo mismo de lo que tú hablas, con la diferencia que nosotros en Chilevisión vimos como Paulsen se fue "con todo" en contra de Farkas porque dijo que no fue a Harvard invitado por su rector... ¡porque tiene rectora! jeje...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me parece excelente tu reflexion, y eso esta claro, la gente necesita trabajo, pero ojo, muchos buscan, pero en el fondo no lo quieren, prefieren la plata facil...

    Lo de Farkas es un tema aparte, este país tiene tan malos políticos que en realidad creo que Farkas no lo haria tan mal, con buenos asesores se soluciona la situacion...
    Tiene mucha plata, eso esta claro, pero por muy ricachones que sean, todos son tacaños, éste no, y eso lo aplaudo, no da trabajo, pero si alegria momentanea a alguna tropa de interesados, da igual...

    El tema es que Farkas se ha ganado mi respeto, por su solidaridad (1000 millones en esta teleton), por su soberbia, me gusta cuando la gente se cree el cuento y no anda como mojigato... me gusta que digan !aqui estoy yo! y señalen lo que piensan, porque de hueones cinicos estamos llenitos en este pais.. y de malos politicos pa que decir...


    saludos

    elimine la verificacion de letras, es asquerosa

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)