martes, marzo 06, 2007

Transantiago: efectos colaterales

Siguiendo con el tema, y luego de otra experiencia desagradable, me di cuenta de que el Transantiago no sólo genera efectos en el transporte urbano, sino que en otras áreas de la vida de la ciudad y, especialmente, de quienes habitamos en ella. Acá dejo mis predicciones al respecto:
  • Aumentará la venta de analgésicos y "levanta-ánimos" en las farmacias: incluso habrá cadenas que presentarán la oferta: "Por la recarga de su bip!, gratis una caja de Tapsin Transantiago ida-vuelta (es como el día-noche: de ida tiene sustancias tranquilizantes y de vuelta sustancias para dormir)".
  • Por primera vez, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, presentaremos un equipo competitivo en la categoría 100 metros planos, maratón y caminata: andar de paradero en paradero o seguir la micro que no para ejercitarán a nuestros futuros campeones.
  • Relacionado con esto y con el alza en la venta de bicicletas, los gimnasios disminuirán su demanda y se convertirán en estacionamientos (de autos, motos, scooters y demases). No se descarta su reutilización como terminales.
  • Todas las zapaterías presentarán su versión de los actuales "16 horas": sólo que esta denominación aludirá a la duración de los zapatos por tanto uso.
  • Las próximas generaciones albergarán en sí el gen de la resignación o de la pataleta extrema.
  • Los chilenos ahora no conocerán a quien viva al lado suyo, sino a quien espera micro con él: comenzarán compartiendo los horrores del plan de transportes y luego continuarán con sus experiencias laborales, de pareja y financieras. No se descartan relaciones sentimentales y consecuencias del tipo: "¿Tu padre?, estee, lo conocí esperando la C02".
  • Volverán los carretes "de toque a toque": espera a que "te toque" la micro que te lleva de vuelta a tu casa en la noche.
¿Muy pesimista? Puede ser. Pero después de una hora y media esperando -de pie, por supuesto- que me atendieran para resolver un problema con mi tarjeta bip! (con otros cincuenta o sesenta santiaguinos), luego de que la descoordinación de los encargados hiciera que se pusiera una persona antes de mí en la fila, y de irme como sardina en una micro con las ventanas malas... no me pidan más. Por lo menos me queda sentido del humor.

pd: Menos mal hoy todo salió mejor... mucho mejor (toco madera).

2 comentarios:

  1. jajajaja. Me cagué de la risa con lo del tapsin. jajaja. Que bueno que a alguien le quede humor con esta cuestión.

    Sinceramente a mí no me hace mucha gracia todo esto, xq tengo problemas con las multitudes y la falta de aire. (Soy "media" claustrofóbica).

    Hoy tomé una troncal hasta providencia xq tenía una juntada cerca del metro alcántara. Me armé de valor y decidí tomar el metro, total me acordé q siempre va más vacío hacia escuela militar. ERROR ERROR ERROR. La verdad es que ni hice el intento de subirme, xq ni siquiera se podía entrar a la estación!! Los Leones era un verdadero mar humano, donde se mezclaban colas para la boletería, para entrar y un gentío q intentaba salir. Asqueroso.

    Para terminar la historia, al final llegué felizmente a mi destino. Pero caminando. Obvio.

    ResponderEliminar
  2. Que mirada tan dulce tienes, es digna de un ángel tan bello como vos! Un beso
    jfrancisco70@hotmail.com

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)