martes, agosto 01, 2006

Los papás de mis papitos

Cuando yo estaba en el colegio, siempre teníamos como curso una actividad de acción social al año. Generalmente apadrinábamos jardines infantiles de comunas pobres de Santiago: les llevábamos regalos a los niños para navidad, hacíamos paseos con completos, helados y juegos en el ex parque Intercomunal, y les dábamos cajas y cajas de leche en polvo todos los meses para sus desayunos y onces.

Un año, eso sí, decidimos apoyar a la Casa Nacional del Niño, del Sename, que quedaba al lado del hospital Calvo Mackenna. Nuestra labor consistía simplemente en ir a las salas donde estaban las guagüitas, darles la mamadera y sacarle los flatitos. Una tarea simple, pero puchas que alivianaba la labor de las enfermeras y ¡puchas que me hacía sentir plena! Tener a una guagua indefensa en mis brazos, un bebé que había sido abandonado, que estaba solo, y darle cariño, un cariño de una cabra de dieciséis años, un cariño que no era retribuido con palabras y gestos, pero que yo sentía cada vez que esos pequeñitos seres me sonreían o incluso cuando dejaban restos de su once en mi delantal.

Siempre he tenido más empatía con los seres que siento más indefensos. Y en ese grupo están los ancianos y los niños pequeños. Me llena de indignación ver que hay sujetos -que se hacen llamar personas- que abandonan o le hacen daño a abuelitos o guagüitas. Me entristece ver viejitos a altas horas de la noche, durmiendo a la intemperie o que están obligados a mendigar. Me llena de impotencia ver en las noticias a personas de la tercera edad que viven en la más absoluta indigencia, tratados como basura por sus hijos, en un estado que no respeta sus años de vida, su sabiduría.

Hoy fue el lanzamiento de la campaña "Una cana, una historia" con la que el Hogar de Cristo conmemora el Mes de la Solidaridad. Y en la Plaza de Armas se reunieron viejitos "famosos" como el ex presidente Patricio Aylwin, Julita Astaburuaga y el tío Lalo y viejitos no tan famosos, de dos centros abiertos del Hogar de Cristo. Un lanzamiento muy emotivo.

Pero se dio una situación irónica: un fotógrafo (no sé de dónde) le tomó una imagen a los abuelitos del centro abierto. Los abuelitos posaron con sus gorritos, sus sonrisas desdentadas, su piel curtida. El fotógrafo se iba y uno de ellos le preguntó para qué diario era. El fotógrafo ni se molestó en responder. Se fue. El abuelito (¿o abuelita?) le dijo a su acompañante: "Sólo quería saber pa' comprar el diario, pueh". ¡Me dio tanta impotencia! ¿Qué le costaba tomarse dos segundos y responder? ¿Por qué el ser humano es tan dado a faltarle el respeto a quién considera más débil que él?

Los dejo con el Decálogo del Buen Trato al Adulto Mayor: No olviden que tarde o temprano, todos seremos "señores grandes".
  1. Recuerde que todos somos hijos de Dios, también las personas mayores.
  2. Visite a una persona mayor.
  3. Trátele como adultos y no como a un niño.
  4. Asígnele una responsabilidad que pueda cumplir.
  5. Salúdele con un abrazo.
  6. Agradézcale por lo que su vida significa para usted.
  7. Invítele a caminar durante 5 minutos.
  8. Prepárele una comida especial.
  9. Pídale un consejo.
  10. Pregúntele sobre el Padre Hurtado.
P.D: Harto mamón el post... ¿y qué?

9 comentarios:

  1. Chevere el post.
    Me recordaste de un par de viejitas que vivian en mi edificio cuando chiquito. Me acuerdo como no entendiamos cuando ellas se asustaban al vernos pasar en bicicleta o jugando futbol en su paso. Pero nunca nos protestaban, por lo menos nunca tampoco las molestabamos a proposito. Lastima que no haya tenido chance de verlas cuando ya habia crecido, porque es ahora cuando uno aprecia que tan importantes han sido y son para este mundo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno el post.
    El fotográfo... un pelotudo. Es increíble la cantidad de personas con la desarrollada capacidad de ser detestables.
    Sobre tu decálogo, no puedo estar más deacuerdo contigo especialmente en el punto de hablarle a los viejos como adultos. Me carga que los traten como guaguas.. que lata..

    Saludos del Sur

    ResponderEliminar
  3. ACLARACIÓN: El decálogo no es hecho por mí, sino que es parte de la campaña del Hogar de Cristo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la indignación que te causa y que muestres la estúpidez humana frente a los abuelitos.
    Te cuento: Mi abueltita el último año no cachaba pa donde iba la cosa.
    Ella siempre quería irse pa su casa (a pesar de que estaba en ella) Se desesperaba y nadie la pescaba. La cosa es que armabamos las maletas para irnos y siempre nos pillaba Gigi (mi madre). Nos retaba y teniamos que desarmar todo.
    Yo creo que hay que hacer que los viejitos pasen bien sus últimos años...´

    ResponderEliminar
  5. Pucha... yo sufro también con la los ancianos y niños que son abandonados o que simplemente, en el caso de los abuelos, cuando ya están viejos... se les deja de tomar en cuenta.

    Yo cuando estaba en el Colegio iba todas las semanas a la Fundación Santa Rosa y le llevaba comida y juegos a los ancianitos... y es verdad... ver su sonrisa, ¡no tiene precio! Es bello.

    Gracias a Dios mis dos abuelos, que murieron jóvenes, lograron tener el cariño de toda la familia... hasta el último minuto... y mis abuelas van por el mismo camino... siempre está rodeadas de cariño.

    Mmmmm, con respecto al fotógrafo... desgraciado, yo lo habría parado y le habría dicho "oye, te hicieron una pregunta... no te cuesta nada responder"... ¡¡Qué rabia no haber estado ahí!!.

    Saludos amiga Vale y espero estés bien.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó tu Post, todo bien menos el "PD".

    No hay posts mamones, lo que se escribe sale del alma, entonces, por que te autocensuras tratandote de mamona? o siendo una mamona asumida y revelde?, no po, no eres mamona, asi de simple.

    quien piense que esto es mamón, no tiene idea de la vida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me gustó la alusión al topo giggio del título del post.
    Y, como te dije en persona, no hay que tomar en cuenta a esos que se creen lo máximo por estar detrás de una cámara.

    ResponderEliminar
  8. Ah, se me olvido decir, me gusta la palabra "guagua" :)

    ResponderEliminar
  9. .mamón .para
    .nunca
    .firme en lo que crees
    .es raro cuando uno dice que le tiene lastima a otra persona .pero creo que una manera de sentir que otro necesita una mano .a veces .caminando miro a alguien y me produce lastima .tal vez sea su rostro en ese momento .no lo se .pero reconozco que me es dificil ayudar a alguien extraño
    .me gusto tú post
    .saludos

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)