lunes, mayo 22, 2006

¡Listo!

Me demoré sólo tres días en leer El Código Da Vinci (¡gracias Bernita!) y cuando todos hablan de la película, yo les voy a hablar del libro... Trataré de no develar ningún misterio, pero por las dudas hago la advertencia previa... No aleguen después.
  • Es un libro obvio: No es que yo me crea más inteligente que el resto ni nada, pero muchas veces me vi develando el misterio antes de que lo hicieran los personajes del libro. Además, es gracioso leer alabanzas al personaje que creó todos los enigmas (el abuelo de Sophie, Jacques Sáunière): "Era muy inteligente", "Sólo un ser tan brillante podía dar tal pista"... siendo que las inventó Dan Brown.
  • Esta frase lo resume todo: "Nada es lo que parece". El bueno es malo y el malo es bueno.
  • Fue escrito para ser película.
  • Es circular, redondito, aunque -no sé si por mi despiste- me quedaron unos puntos en el aire que (paso el dato) NECESITO resolver.
  • Es verosímil, pero no histórica. Todo se justifica, aunque hay algunas explicaciones que son muy inconsistentes.
  • Es una muy buena novela de suspenso, casi como Lost en libro... casi.
Justo cuando terminé de leerlo, apareció en el diario El Mercurio, cuerpo de Reportajes, una nota en la que seis religiosos de distintas órdenes fueron a ver la película del Código Da Vinci. Éstos eran:
  • Daniel Concha (sacerdote Opus Dei).
  • Antonio Delfau (sacerdote jesuita).
  • John O'Reilly (sacerdote Legionario de Cristo).
  • Francisco Salvador (ortodoxo).
  • Daniel Zang (rabino judío).
  • Héctor Zavala (pastor anglicano).
Todos ellos coincidían en que la película era mala, que ofendía a la Iglesia y que tenía algunas imprecisiones históricas. Recogí las reacciones más atingentes (y las comentaré):
  • "La película es una bofetada al Señor, a Jesucristo y a la fe cristiana" (Concha): A ver, a mi parecer el presumir que Jesús se casó y tuvo descendencia con María Magdalena (OJO: se casó y tuvo descendencia, no tuvo relaciones prematrimoniales [¿mala talla?]) no le quita para nada su carácter divino. Incluso lo hace más "bacán"... ¡una persona común y corriente formó una Iglesia de casi dos mil años! La bofetada (y patadas y coscachos y puñetes y patadas) se la da al Opus Dei... y a la Iglesia.
  • "Con una película como ésta, mi fe no decaerá" (Zavala): Totalmente de acuerdo. Ése es el error de la Iglesia y varios de sus representantes, que rasgan vestiduras con esta historia: Creer que los católicos somos tontos y nos creemos cualquier tontera, y además no tienen fe en nuestra fe.
  • "Para las personas sin formación religiosa y sin mayor capacidad de crítica, puede ser complicado verla" (O' Reilly): ¿Ven? Esto es lo nefasto, a mi parecer... Sin comentarios.
  • "Con la libertad que me da pertenecer a una orden religiosa como la Compañía de Jesús -que ha sido vilipendiada durante siglos- me parece muy injusto el tratamiento que se le da al Opus Dei" (Delfau): Coincido. No voy a negarlo: el Opus Dei no es una orden religiosa que me represente, pero los dejan como unos mafiosos autoflagelantes materialistas. En cierta parte, entiendo que se sientan ofendidos. Todos tenemos defectos y creo que a cualquiera le molestaría verlos reflejados en una pantalla gigante dobly stereo con triple surround frente a más de 75 mil personas.
  • "La película intenta tener un final moralista, pero igual plantea problemas" (Zang): ¿Qué problemas? El oscurantismo, el secretismo y el machismo.
Para terminar, una reflexión de Hermógenes Pérez de Arce (con cuyas ideas tampoco suelo comulgar) publicada en el mismo reportaje, que me pareció bastante lógica (algo extraño si viene de Pérez de Arce, el cual parece vivir en una dimensión paralela). Después de sostener que si fuera Mahoma el "vilipendiado", los musulmanes no tardarían en hacer volar en pedazos los cines (tiembla Cannes), tal como ocurrió con las famosas caricaturas del profeta, Pérez de Arce concluye lo siguiente:

La trascendencia de Jesucristo no depende de si fue casado o no y de si dejó o no descendencia. Radicó en su mensaje, en el testimonio de su naturaleza divina y en el sentido de su sacrificio. ¿A quién le importa la tesis de "El Código Da Vinci"? La obra no es canallesca (¡canallesca!) por su tentativa de cambiar la historia, sino por su injuria a una prelatura.

Ya cumplí mi meta número 24 (con trampa).

Visite: Yo soy periodista [http://yosoyperiodista.blogspot.com]


4 comentarios:

  1. Me encantan tus análisis amiga... eres tan, metódica.
    También me leí lo del mercurio, aún así creo que tengo una pequeña discrepancia con lo del Opus Dei.
    (No lean esto los que no han visto la película o el libro).
    Los del opus dei son víctimas de cómo se maneja el mundo, al fin y al cabo fueron engañados al igual que todos. Lo de la flagelación fue un sistema de limpieza y purificación que la Iglesia también utilizó en algún momento.
    Yo creo que los Opus Dei no quedan como malvados, a mi me da una sensación como de impotencia, ya que ellos son los encargados, por la Iglesia, de encontrar y destruir el santo grial...
    No sé si me entiendes...
    Tendremos que tomarnos otra cervecita para disuctir este tema, tal como lo hicimos con lo del dalai lama.
    Un abrazo y la oferta de almorzar contigo aún esta en pie.

    ResponderEliminar
  2. Estimada:

    Sólo puedo decir que me encantó la idea de El Mercurio, demasiado original: la redacción, la selección de frases, la producción, especialmente las autoras... in-cre-í-ble. Un ejemplo para el periodismo nacional. JAJAJAJAJAJA

    No, en serio, buen análisis. Ahora, como ya conversamos, algunos detalles:
    Yo, personalmente, creo que la película deja MÁS mal a la Iglesia que el libro. Porque en el libro el Opus hace lo que hace para salvar su prelatura, que el vaticano le iba a quitar por utilizar métodos que no compartía el supuesto nuevo Papa. En la película el cura del Vaticano (el mismo que en el libro se va en contra del Obispo Opus) juega pool conn él y le pide que por favor cumpla su misión por el bien de la Iglesia.
    Segundo, en la película las escenas de autoflagelación parecen de La Pasión de Cristo y las policiales de Arma Mortal 5. El libro no es así.
    Tercero. En la película la relación de Silas y el Obispo, o sea, ese flash back mal hecho, pareciera que son amantes... todo mal.
    Cuarto... coincido en que los que tenemos el don de la fe sabremos entender la ficción como lo que es: ficción y que NADIE tiene derecho a decidir por nosotros, seamos educados, ignorantes, creyentes o ateos. Como dijo San Agustín: la verdad nos hará libres.

    Y quinto NADIE PUEDE cambiarle el final del libro... ahí está toda la gracia... La película es entretenida para quienes no leyeron el libro, pero para los que lo leímos... a ratos es aberrante e inverosímil.

    Eso sería, toda la opinión docta y estudiosa que quedó fuera del foro del domingo (jajajaja).

    Y me siento honrada por la cita. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pucha no he leído el libro y no he visto la película... así que leí tu comentario de manera muy superficial... ¿¿Alguien que se apiade de mi y me preste el libro plis?? Porque mi padre lo tenía pero misteriosamente, cuando se lo pedí... ya no estaba en ninguna parte y según él se perdió.... snif. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Valeria

    Antes que nada muchas gracias por los aportes musicales. La verdad en que en la lista no incluí muchas canciones "tropicales", pero si lo hubiera hecho obviamente hubiera añadido las de Juan Antonio Labra y de Chayanne. =)

    Buen post éste. Yo la verdad, soy bien creyente (bueno, me gustaría ser mucho más católica que soy en términos de ser una mejor persona)y te prometo que no tuve ningún prejuicio ni cuestionamiento al querer ir a ver la película.

    Yo sé distinguir entre la Iglesia como institución (la cual es una creación humana, y por lo mismo, puede estar llena de imperfecciones desde el momento en que el ser humano no es infalible), y la Iglesia como casa de Dios. Y no dejar que una visión crítica de una afecte a la otra es lo que provoca que películas como éstas produzan en mí el efecto de reafirmar aún más la fe que tengo (y que desde hace harto tiempo que estoy tratando de mejorar, jeje).

    Saludos!
    Soledad y Compañía Limitada.

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)