miércoles, marzo 17, 2010

A ti, anónim@

A ti, que hablas sin conocerme.
A ti, que causaste más de un problema en mi vida sin siquiera estar en ella.
A ti, que vives criticando lo que hace o no hace el resto sin mirarte por dentro primero.
A ti, que tienes un ego del porte de una catedral sólo para proteger un interior turbio y pobre.
A ti, que no dices las cosas a la cara y te escondes detrás de una foto.
A ti, que pucha que le debes tener ganas.
A ti, que creo que tu conciencia no te alcanza a decir lo mal que has actuado.
A ti, que no debes conocer el arrepentimiento.

Te dedico estas palabras de desahogo.
Porque estoy harta de saber que sigues haciendo lo mismo.
No mereces que te encare.
No mereces que te diga nada a la cara.
Porque sé que no serás capaz de mantener la mirada.
Porque la maldad nunca, nunca, le gana a la verdad.

1 comentario:

  1. Na po... estuviste absolutamente acertada. Es lo que a varios anónimos habría que decirles de vez en cuando...
    Y es cierto eso de que la maldad nunca le gana a la verdad...
    Saludos señorita orgullosamente ñoña...
    La sigo leyendo ;)

    ResponderEliminar

"Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo" (versión libre de la frase de Voltaire)